3 consejos para evitar que pisoteen tus presentaciones

Hace un par de semanas recibí un email de mi amigo Josep Vaqué. Me escribía desde una convención en la que tenía que exponer junto a otros dos compañeros. Me comentó que su presentación había ido muy bien, pero que uno de los ponentes, el primero en hablar, no sólo se había pasado del tiempo asignado (acortando el tiempo disponible para los otros dos) sino que además había hablado de cosas que se suponía que debía contar el resto.

Como van las presentacionesEs algo frecuente tener que presentar junto con otros ponentes. Algunas veces en grupo, y otras veces por nuestra cuenta pero compartiendo el mismo evento. Y, por desgracia, también ocurre a veces que uno de los ponentes que nos preceden habla de algo que nosotros queríamos contar. Esta imagen que me descubrió Juan Manuel Sánchez Vargas resume de forma cómica el problema.

En esos casos, si repetimos lo que otros ya han dicho estamos mostrando poca consideración hacia la audiencia. Pero está claro que tampoco nos interesa no decir nada. Y, por encima de todo, modificar nuestra presentación sobre la marcha puede terminar en una catástrofe que no hará sino dañar nuestra reputación como ponentes.

El correo de Josep terminaba con una pregunta:

¿Cómo podemos evitar que pisoteen nuestras presentaciones? Y si eso ocurre, ¿cómo debemos manejarlo?

La consulta de Josep me hizo pensar durante un rato para intentar ofrecerle una respuesta. Aquí os dejo 3 consejos que creo que os pueden ayudaros si os encontráis alguna vez en esta situación.

1.- Pacta los contenidos

Aunque parezca obvio, mucha gente comete el error de no pactar los contenidos de las presentaciones. Incluso cuando no se conocen a los otros ponentes, siempre podemos acudir al organizador del evento para intentar consensuar qué temas debe abordar cada uno.

Por lo tanto, el primer consejo es, siempre que sea posible, pactar los contenidos de cada una de las presentaciones para estar seguros que no vamos a repetirnos.

De todos modos, aun pactando contenidos, podemos encontrarnos con algún ponente poco aplicado que se sobrepase de su temática asignada.

2.- No repitas. Añade valor

La información se puede copiar.

Hace un tiempo, la información no estaba al alcance de todos. Así que las presentaciones actuaban, en cierto modo, como canales de transmisión de información. Sin embargo, hoy en día, todos tenemos acceso a la información. Así que poseer esa información no nos hace distintos de los demás.

Si basamos nuestras presentaciones en la transmisión de información estaremos corriendo el riesgo de que otro ponente haya encontrado exactamente los mismos datos y los exponga justo antes.

En cambio, nuestro punto de vista nos pertenece únicamente a nosotros. Nuestra forma de interpretar esa información es sólo nuestra.

Incluso si dos ponentes deben hablar de la misma información, las dos presentaciones van a resultar distintas e igualmente enriquecedoras sin en ambas se ofrecen sendos puntos de vista.

Si alguien aborda nuestra misma temática, no debemos repetir la información que el otro acaba de dar. Pero podemos y debemos complementarla con nuestro punto de vista. Con nuestra propia interpretación. Eso hará que nuestra ponencia sea distinta.

3.- Cuenta algo que nadie más pueda contar

En la línea del punto anterior, una muy buena manera de conseguir hacer una presentación única es mediante el storytelling.

El storytelling combina el atractivo propio de las historias – capaz de cautivar a toda tu audiencia – con el hecho de que sólo tú puedes contar tu historia – y por lo tanto, tu presentación no podrá pisotearla nadie.

Así que, en vez de bombardearles con información, cuéntales historias. No sólo harás que tu presentación sea genuina y original sino que lograrás captar la atención y ganarte a la audiencia.

¿Te has encontrado alguna vez en una situación como ésta? ¿Cómo lo resolviste? Gracias por dejar tu comentario.

¿Quieres recibir los próximos artículos de Presentable.es en tu correo electrónico? Suscríbete aquí.

Entradas Relacionadas:

APRENDE GRATIS
a presentar con éxito

¡INSCRÍBETE AL CURSO ONLINE!

Para más información sobre el curso haz click aquí.

 

Al inscribirte al curso recibirás también la Newsletter de Presentable

Comentarios

  1. Cande Acosta dice

    Interesante artículo Roger.

    En alguna ocasión me ha pasado lo que planteas, a pesar de habernos organizado y delimitado el contenido que abordaría cada cual @.@

    La salida que se me ocurrió en el momento fue platearle al grupo qué aspecto, de los que se habían tratado, le resultó más llamativo o novedoso y traté de adaptarme a lo que le interesaba evitando repetirme.

    Suelo tener un “plan B oculto”… Me refiero a diapositivas ocultas que profundizan en detalles en los que, en principio, no voy a entrar y a las que puedo acceder a través de vínculos. Luego, dependiendo del tiempo disponible, nivel del grupo, sus intereses, etc lo uso o no.

    Un poco, siguiendo la idea de aquellos libros en los que no había un final establecido, en los que cuando llegabas a determinadas páginas te dejaban elegir cómo continuar remitiéndote a distintas páginas… ¿se acuerdan?

    • Roger Prat dice

      Muchas gracias por el comentario, Cande

      Sin duda, tener un plan B preparado es una gran solución para evitar las sorpresas de última hora. Y hacerlo de forma que no expliques lo que a ti te apetece sino lo que al público le interesa seguro que te asegura su atención.

      Me acuerdo perfectamente de los libros. “Elige tu propia aventura”. Buen concepto para aplicar a nuestras conferencias…”elige tu propia presentación” ;-)

  2. dice

    Lo de pactar de antemano es buena idea; estaría bien que siempre pudiésemos acceder a la información de los demás ponentes.

    No obstante, como esto no es tan sencillo, me inclino más por (2) y (3). Haciendo un “callback” (“en referencia a lo que dijo el ponente anterior…”) podemos ampliar lo ya tratado a partir de nuestras propias experiencias con dicho tema. Las propias vivencias y, en consecuencia, las percepciones e interpretaciones de los temas a priori solapados pueden hacer que el público no sienta que estamos repitiendo lo tratado.

    • Roger Prat dice

      Exacto, Sebastián

      No creo que se trate de escoger un de los tres sino que intentar aplicarlos todos es la solución ideal.
      Cuanto mejor nos preparemos para hacer una presentación única más probabilidad tendremos de conseguirlo.

      Saludos,

      Roger

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *