3 claves para ganar la confianza de tu audiencia como el “pequeño Nicolás”

El pequeño Nicolás en la coronación de Felipe VISin duda alguna, una de las noticias que más revuelo ha causado últimamente es la detención de Francisco Nicolás Gómez-Iglesias, conocido también como el caso del  “pequeño Nicolás”.

Aunque hay artículos que dejan entrever que puede haber mucho desconocido detrás de este caso, lo cierto es que lo que se sabe hasta ahora es que este joven de 20 años se hizo pasar por asesor de la vicepresidenta del Gobierno y miembro del CNI (Centro Nacional de Inteligencia) para ganar notoriedad en los círculos de poder y cometer alguna estafa.

De este modo, por ejemplo, logró colarse en la coronación de Felipe VI – un acto al que, aparentemente, no debe ser fácil acceder.

¿Cómo logró el “pequeño Nicolás” burlar las estrictas normas de seguridad que rodean a las altas esferas?

La principal razón, tal y como explica Tino Fernández en el artículo “¿Sabes venderte como el pequeño Nicolás?”, es que en nuestra sociedad las apariencias , las formas, el envoltorio personal y profesional, o la simple visibilidad pueden llegar a tener más peso que  la solidez, el valor añadido, la eficacia o la relevancia real. Y el pequeño Nicolás, según parece, supo jugar con esas apariencias para ganarse la confianza de los demás.

En nuestras presentaciones, es fundamental ganarnos también la confianza de la audiencia.

¿Qué podemos aprender del caso del “Pequeño Nicolás”?

Estoy totalmente en contra de los vendedores de humo.

No creo que sea bueno (por lo menos a medio-largo plazo) pretender encandilar al público con palabras vacías. Aunque es perfectamente posible hacerlo, el encantamiento tarde o temprano pierde su efecto y entonces se pierde la confianza por completo, siendo imposible en muchos casos , volver a recuperarla.

Pero que seamos honestos y no sigamos el ejemplo del “Pequeño Nicolás” no quita que la importancia de las apariencias sigue estando ahí. Y como no podemos obviarla, hoy quiero darte 3 claves que el “pequeño Nicolás” puede enseñarte para tus presentaciones.

1.- Cuida tu aspecto

El pequeño Nicolás con Ana BotellaEn todas las diferentes imágenes de Francisco Nicolás con gente conocida que circulan por la red, hay siempre un denominador común. Su atuendo.

El “pequeño Nicolás” se viste acorde a la gente de la que pretende su confianza.

¿Te imaginas intentar colarte en la coronación del rey vestido de hippy o de ocupa? Sin juzgar qué look es mejor ni peor (para gustos colores), estaràs de acuerdo conmigo que es imposible que te dejen entrar en tal ceremonia con semejante atuendo.

En el fondo, tu aspecto físico (no sólo la ropa, sino también el peinado, tu postura corporal, etc…) dicen mucho de ti. Y si la audiencia cree que no está en sintonía con su forma de ser, conseguir su confianza va a resultar una quimera. Especialmente en los casos en los que preveas que puedes encontrar oposición entre la audiencia.

Imagina que, como empresario, debes comunicar una mala noticia a los sindicatos de tu empresa. ¿Te va a ayudar presentarte trajado y de punto en blanco? ¿O será mejor dejar la americana y la corbata en el despacho?

El aspecto es lo primero que puede crear una barrera invisible entre tú y tu audiencia, o que puede abrirte las puertas de par en par.

2.- Demuestra seguridad

Por lo que he leído, el “pequeño Nicolás” se presentaba ante los demás con una seguridad y una convicción muy grandes. A decir verdad, no me imagino que puediera lograr lo que hizo sin ello.

Cuando queremos convencer a alguien sin dejar lugar a dudas y recelos, es fundamental mostrarnos seguros al hablar. Y eso no sólo tiene que ver con nuestra autoconfianza.

A veces, sin ser conscientes de ello, nuestro lenguaje nos hace un flaco favor.

Expresiones como “creo que”, “voy a intentar”, “más o menos”, o añadir la muletilla “vale?” o “de acuerdo” al final de una afirmación generan duda en el interlocutor.

Trabaja ese aspecto para eliminar ese tipo de frases de tu lenguaje.

3.- Blinda tu credibilidad

Finalmente, otro aspecto importante de la estrategia del “pequeño nicolás” es la forma en que construyó su credibilidad.

Para poder conseguir que sus palabras sonasen creíbles, no sólo necesitaba pronunciarlas con seguridad, sino que debía presentar pruebas. Y por eso se procuró una colección de fotos con famosos.

Puedes suponer que conseguir la primera fue lo más difícil, pero que a medida que iba añadiendo nuevas a su colección, su credibilidad aumentaba y le era mucho más fácil ir a por más.

Cuando tu sales al escenario es importante también tener esas pruebas que te autorizan a hablar del tema. Y como ocurre con las fotos del “pequeño Nicolás”, las primera son siempre las más difíciles.

Si ese es tu caso, te irá bien conocer las 3 formas de blindar tu credibilidad como presentador de las que ya hablamos hace unas semanas.

¿Cómo te ganas la confianza de tu audiencia? ¿Sigues alguna de las claves del “pequeño Nicolás”? Gracias por dejar tu comentario.

En el próximo artículo te contaré 4 trucos para hacer un pechakucha y no morir en el intento. Si no quieres perdértelo, puedes suscribirte aquí y recibirás los próximos artículos en tu correo electrónico.

Entradas Relacionadas:

¿Te gusta el contenido?
Suscríbete a la Newsletter para no perderte ni un detalle

Y además, con la inscripción a la Newsletter, un curso online de presentaciones GRATIS!!!

Comentarios

  1. Lisbet Rangel dice

    Me gusta, pero solo quisiera que me dijeras !como ganar una coronacion segura?.

    Muchas gracias por escucharme.

    Cuidate arigato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *