20 recursos que puedes utilizar en tus presentaciones

herramientas

Foto obtenida en victormartinp.com

Hace un tiempo vimos en este blog que nuestra capacidad de atención es limitada. Y por eso se recomendaba intercalar en nuestro discurso algunos recursos para recuperar la atención de la audiencia.

Al mismo tiempo hemos defendido siempre el uso de la creatividad en las presentaciones, por lo que apostamos por hacer cosas nuevas y poco frecuentes en el mundo de hablar en público.

Eso significa que para ser creativos no podemos utilizar siempre el mismo recurso para recuperar la atención.

¿Quieres saber qué otros recursos puedes utilizar?

Aquí tienes 20 recursos que puedes utilizar en tus presentaciones.

1.- Storytelling

El uso de historias en una presentación es uno de los recursos por excelencia. Funcionan especialmente bien si son personales. Hablar sobre algo que le ha pasado a uno mismo despierta la curiosidad de los demás y, con ello, su atención. Y, además, contar nuestra propia historia nos garantiza que nuestra presentación será diferente al resto. Y nadie mejor que uno mismo para contar de forma creíble su propia experiencia. Te invito a descubrir en este blog las claves del storytelling.

Existen casos muy conocidos del uso de las historias como el de Steve Jobs en su discurso en Standford, por ejemplo. Pero para no poner siempre los mismos ejemplos, te invito a ver esta impresionante charla de Lizzie Velasquez, en la que cuenta a través de sus propias vivencias como convirtió la negatividad de todos aquellos que se reían de ella por su aspecto en la motivación necesaria para alcanzar sus sueños.

2.- Preguntas

Lanzar una pregunta al público despierta. Si puede ser dirigida mejor. No hay nada mejor que hacerles creer que la próxima pregunta puede ir para ellos para despertar de nuevo su interés en nosotros y en cuanto tengamos que decir. Además, mientras ellos responden puedes tomarte un breve respiro, beber agua… Así que cuando tengas que contar algo muy importante, es bueno asegurarte justo antes que vuelves a tener su atención con una pregunta.

3.- Metáforas

Personalmente, me encantan las metáforas y los símiles. Nos permiten explicar conceptos muy complejos de forma sencilla a través de asociar una idea conocida por la audiencia a ese nuevo concepto. Al referirnos a algo que ya entendemos perfectamente facilitamos que nuestra mente aproveche una sinapsis neuronal ya creada, de manera que la comprensión requiere menor esfuerzo. Existen razones empíricas que apoyan el uso de metáforas.

Aunque no es exactamente una presentación, me llamó mucho la atención la forma en que Josef Ajram explicó la Bolsa comparándola con una lonja de pescado en el programa Salvados, de Jordi Évole. Podéis verlo en el siguiente vídeo, a partir del minuto 3.

4.- Dinámicas participativas

El uso de las dinámicas participativas es altamente recomendable, ya que logra implicar a la audiencia en la presentación recuperando instantáneamente su capacidad de atención. Hacer participar al público acostumbra a ser memorable. La gente lo recuerda. Y tiene un impacto muy positivo. Así que si te interesa ponerlas en práctica sólo tienes que seguir los 4 pasos para crear dinámicas participativas para tus presentaciones.

Ya he hablado en alguna ocasión de la breve pero espectacular intervención del músico Bobby  McFeerin en la que hace interpretar al público una canción improvisada. Es un claro ejemplo de como involucrar a toda la audiencia en una dinámica participativa para demostrar cómo funciona nuestra mente y cómo crea expectativas.

5.- Películas

A medio camino entre una historia y una metáfora está el uso de películas. A veces lo que tenemos que contar para que se entienda nuestro tema es algo que ya ha contado alguien a través de una película. Así que recurrir a la película puede ser una buena manera de ahorrarse el tener que contar toda la historia.

Te voy a poner dos ejemplos personales. En una ocasión, en una presentación sobre la importancia del mensaje en las presentaciones, comparé las buenas presentaciones con el Caballo de Troya; por muy bonito que sea el caballo, si dentro no hay nada, es totalmente inútil (del mismo modo que lo es una presentación sin mensaje). En otra ocasión, para explicar la llegada inminente de una ola de trabajo, utilicé la película Lo Imposible para comparar la que se nos venía encima con el tsunami.

En el primer caso proyecté el fragmento de Troya en el que los troyanos encuentran el caballo, lo entran en la ciudad y de él salen los guerreros griegos. En el segundo caso proyecté el trailer de la película. En cualquier caso, si la película es lo suficientemente conocida, no es imprescindible proyectar la película, ya que haciendo la comparación de palabra la gente ya puede entenderla.

6.- Cuentos

La gran ventaja de los cuentos es que están pensados para explicarlos a los niños. Eso significa que son directos, cortos y fáciles de entender. Por lo tanto, tienen los ingredientes necesarios para comunicar con éxito una idea. Además, al ser tan corto y directo, no es necesario que la audiencia lo conozca para poder entenderlo. En cambio, una película es más difícil de resumir en poco tiempo.

Se pueden utilizar en cualquier momento de la presentación, aunque un formato que me gusta mucho es el que he visto hacer un par de veces a Miquel Angel Prats en sus intervenciones. Empezar la presentación directamente con un cuento. Al poder propio del cuento, hay que añadir el efecto sorpresa por el hecho de no empezar la presentación de la manera convencional. Posteriormente yo lo he probado y el resultado fue muy interesante.

7.- Vídeos

Aunque hablar de vídeos pueda parecer exactamente lo mismo que hablar de películas, para mi existe una diferencia sutil. Hay vídeos que no son películas. Pueden ser anuncios, grabaciones hechas por uno mismo, tutoriales, documentales… La diferencia es que, mientras que con una película se busca que la audiencia ya conozca la historia, con los vídeos se pretende descubrir un contenido al público. Además, las películas, al ser conocidas, no necesitan ser proyectadas para que su mención surja efecto. En cambio, los vídeos, en tanto que desconocidos, requieren ser visualizados durante la presentación.

Los vídeos en una presentación deben tener dos características básicas: deben ser cortos (recomendable no más de 3 minutos) y deben ser relevantes (deben aportar valor a nuestro mensaje).

8.- Música

Hasta hace poco sólo había podido experimentar el uso de la música como hilo musical justo antes de empezar una presentación. Al ir llegando a la sala, los asistentes se encuentran con un agradable hilo musical que crea un clima positivo que predispone a escuchar relajadamente.

Sin embargo, hace poco vi a alguien usar la música durante su presentación a modo de banda sonora. Me pareció brillante. Del mismo modo que la industria cinematográfica usa la música para reforzar el clima de ciertas escenas, un presentador puede hacer lo mismo en momentos determinados de su discurso para reforzar las ideas que se quieren transmitir.

Y para uso poco habitual de la música en una presentación, ¿por qué no interpretarla en directo? Ya os he hablado en ocasiones de Salva López y sus “conciertos” de guitarra durante sus discursos. Así que hoy os quiero poner otro ejemplo. ¿Por qué no empezar una presentación cantando un rap como Florian Mück?

9.- Sonido

Otra opción distinta a la música es hacer uso de efectos de sonido en momentos determinados de la presentación. Algunos programas ofrecen algunos sonidos de forma predeterminada, pero hay varios lugares donde encontrar efectos de sonido para nuestras presentaciones.

Carles Caño, en una presentación, pidió a los asistentes que lanzaran piedras imaginarias contra la pantalla para acabar con las malas presentaciones. Cada vez que una de esas piedras supuestamente impactaba en la pantalla se oía el sonido de cristales rotos, acompañado de una imagen de cristal roto para hacerlo más espectacular. Yo he usado alguna vez el sonido de la caja registradora cuando tenía que detallar los costes de un proyecto para enfatizar el acto de gastar dinero.

10.- Humor

Como ya vimos al analizar a los mejores presentadores TED, el humor es un recurso muy frecuente entre los grandes oradores. Sirve para relajar el ambiente, para predisponer positivamente a la audiencia.

Recientemente he descubierto el caso de Maysoon Zayid, una chica americana de origen árabe que sufre parálisis cerebral de nacimiento y que realizó una ponencia sobre cómo convive con su discapacidad repleta de sentido del humor.

11.- Demostraciones

Hay veces que no merece la pena perder el tiempo hablando de según que cosas que podemos explicar directamente con una demostración en directo. Es mucho más rápido y efectivo hacer una demostración sobre cómo funciona un nuevo dispositivo que tratar de explicarlo de palabra, por ejemplo. Eso sí, procura asegurarte al máximo de que nada falle si no quieres que te salga el tiro por la culata. Queda muy cutre cuando el presentador empieza a poner excusas baratas para justificar el fallo durante una demostración.

El siguiente ejemplo corresponde a una TEDx talk realizada en Barcelona por Carlos Fortuna. En ella, habla sobre la magia y algunas de las cosas que hacen los magos para crear esas ilusiones y trucos. Y para ilustrarlo, nada mejor que realizar esos trucos en vivo. Una auténtica demostración in situ.

12.- Ejemplos

Cuando una demostración in situ no es posible, a veces poner ejemplos puede valer para que la audiencia se ponga en contexto. Los ejemplos sirven para que algo que podría explicarse de forma genérica se pueda personalizar en casos concretos. Y cuanto más próximos sean a los oyentes mejor.

En el siguiente vídeo, Jordi Martí explica el valor añadido de la solución que propone su empresa basándolo en 2 ejemplos. Esos ejemplos, al ser muy concretos, nos permiten empatizar mucho mejor que si habláramos de casos genéricos (de por sí mucho más distantes). Es fácil ponerse en el lugar del niño pequeño que va a hacerse una analítica o de la mujer enferma aislada en medio de la selva de Guatemala. Y por lo tanto es más fácil entender el valor que aporta su novedoso sistema de extracción sanguínea a través de esos ejemplos.

13.- Datos estadísticos

En ocasiones, el empleo de un dato estadístico puede generar el impacto necesario para captar el interés de la audiencia. Eso no significa llenar las diapositivas de cifras. Pero saber elegir los datos que hay que dar puede ayudarte a transmitir una idea o a potenciar el sentimiento de urgencia hacia el tema del que vas a hablar.

Jamie Oliver lo hace muy bien en su charla sobre la revolución alimenticia. Empieza contando que durante los 18 minutos de la charla 4 americanos morirán por culpa de los alimentos que comen. Esta alarmante noticia crea un interés desde el minuto cero. También es muy interesante el gráfico en el que se ve que los homicidios (que tanto preocupan a los americanos) son una de las causas de muerte menos frecuentes. En cambio, las 3 primeras del ranking están relacionadas con la alimentación.

Puedes ver la presentación subtitulada en castellano en la página de TED.

14.- Citas

El uso de citas durante una presentación también es un buen recurso, especialmente para conseguir credibilidad. No es lo mismo cuando una idea la firmas tú que cuando viene con la firma de alguna persona conocida.

Su uso no tiene más secreto que el de asegurarse que la cita está relacionada con el tema, que biene debidamente referenciada y que se acompaña de una imagen sugerente que ilustre la idea.

15.- Attrezzo

En ocasiones, attrezzo puede echarnos una mano a la hora de comunicar. Algún elemento dispuesto en el escenario, alguna prenda de ropa con una misión concreta… He visto a presentadores usar sillas durante su discurso. Yo mismo he usado una americana para marcar un punto de inflexión en una presentación.

Pero quiero compartir con vosotros esta presentación de la modelo Cameron Russell quien, para demostrar cómo influye el aspecto físico en lo que uno piensa de los demás se cambia de ropa en directo.

16.- Objetos

Usar objetos durante una presentación es también un buen recurso. A menudo tenemos que hablar de cosas que podrían mostrarse en directo en lugar de tener que explicarlo de palabra apoyándonos en una simple imagen. Traer los objetos en directo sirve para poner de manifiesto algunas propiedades que no se aprecian en la fotografía. Por ejemplo, el tamaño.

Un ejemplo del que ya te he hablado en otras ocasiones es el de Jill Bolte Taylor, quien para hablar sobre su infarto cerebral saca al escenario un cerebro de verdad que sostiene en sus manos. También el ejemplo de Jamie Oliver que hemos visto antes utiliza una carretilla llena de azúcar para visualizar uno de sus datos estadísticos y darle todavía más fuerza. Y el caso de Jordi Martí, que también te he mostrado anteriormente, es idéntico. Nada mejor que mostrar el papel sobre el cual se puede tomar la muestra de sangre para que la gente entienda perfectamente cómo es.

17.- Dibujar en directo

Otro recurso que puedes utilizar en tus presentaciones es dibujar. En lugar de proyectar unas diapositivas, puedes utilizar una pizarra y un rotulador para dibujar el soporte visual que necesitas. Te recomiendo este artículo de Gonzalo Álvarez en el que explica por qué deberías dibujar mientras hablas.

Simon Sinek, lo utiliza en una presentación de forma muy efectiva. Puedes ver el vídeo en mi artículo sobre el Golden circle.

18.- Conexión en directo

Una presentación no tiene porqué limitarse al escenario y a la gente allí presente. Un recurso que se puede utilizar es realizar una conexión en directo con alguien que pueda complementar tu discurso desde cualquier otro rincón del mundo. Como si de un corresponsal se tratara.

No tengo ningún ejemplo de presentación que utilice este recurso, pero cuando hablamos sobre estrategias creativas os expliqué el caso de un profesor de universidad que realiza clases virtuales a través de sus Google Glasses.

19.- Un invitado

Y esa misma opción de contar con la presencia de alguien a través de una conexión se puede hacer también presencialmente. Puedes invitar a alguien que salga contigo a hablar o que intervenga en algún momento determinado.

Por ejemplo, en la presentación de un producto tecnológico, se podría pedir a un técnico que saliese en un momento determinado a explicar la tecnología que lleva el dispositivo.

20.- Diapositivas

El recurso 20 es el uso de diapositivas. Lo he puesto en esta lista y en último lugar por dos razones. En primer lugar, las diapositivas son un recurso más que puedes utilizar, y como tal, su uso no es obligatorio (aunque a veces lo parezca). En segundo lugar, al ser el recurso más ampliamente utilizado, es muy difícil ser creativos con él. Así que te he añadido los otros 19 primero para que los tengas en cuenta antes de decidirte por las diapositivas.

20 recurso, cientos de posibilidades

La lista es ilimitada. Depende de tu imaginación. Así que exprímete el coco para encontrar nuevos y originales recursos que puedas utilizar. Además, se pueden combinar varios recursos a la vez (historia+banda sonora+attrezzo+humor, por ejemplo). Así que a la hora de la verdad, esos 20 recursos se convierten en centenares de posibilidades.

¿Se te ocurre algún recurso más? Gracias por dejar tu comentario.

En el próximo artículo veremos 3 principios de la psicología para asegurar la eficacia de tus presentaciones. Si no quieres perdértelo, puedes suscribirte aquí y recibirás los próximos artículos en tu correo electrónico.

Entradas Relacionadas:

APRENDE GRATIS
a presentar con éxito

¡INSCRÍBETE AL CURSO ONLINE!

Para más información sobre el curso haz click aquí.

 

Al inscribirte al curso recibirás también la Newsletter de Presentable

Trackbacks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *