10 características de las presentaciones online que debes tener en cuenta

Llevamos ya más de dos años hablando en este blog sobre cómo realizar presentaciones en público, siempre partiendo de la base que vamos a tener el público delante nuestro.

webcamSin embargo, cada vez es más frecuente aprovechar los medios tecnológicos actuales para realizar presentaciones online en las que hablamos a través de una cámara a una audiencia que no está físicamente presente.

Pedro, un lector del blog, me escribió hace un tiempo pidiendo alguna recomendación para afrontar las presentaciones online.

Aunque estas presentaciones online tienen muchos puntos en común con las presentaciones presenciales, hay ciertas diferencias importantes que resultan fundamentales si se quiere que sean igualmente efectivas.

¿Qué características de las presentaciones online debes tener en cuenta?

Existen ciertas particularidades de las presentaciones online que pueden ir en tu contra o a tu favor si las tienes en cuenta. De esas vamos a ver 10.

1.- No puedes mantener contacto visual

En muchos casos, al hacer una presentación online el ponente no puede ver a los oyentes y mantener contacto visual con ellos. Eso nos impide recibir feedback instantáneo de nuestro público para evaluar cómo éste está recibiendo nuestro mensaje y hacer correcciones en el momento.

Lo recomendable es intentar buscar una herramienta que permita ver a tus interlocutores. Cuando estos no son muchos, existen soluciones que lo permiten (los Hangout de Google, por ejemplo). Pero hay veces en que tales herramientas no nos sirven. En esos casos es importante buscar el feedback constantemente mediante otros canales distintos al visual.

2.- No obtienes retroalimentación emocional del público

Cuando presentas ante una audiencia, acostumbras a recibir sus estímulos y su energía. Esa energía te sirve a ti de motivación para seguir imprimiendo un ritmo adecuado a la presentación sin caer en un tono de voz monótono y aburrido. Esta retroalimentación te mantiene metido dentro de tu presentación, y eso facilita que tu público también lo esté.

Sin embargo, al hacer presentaciones online, esta posibilidad de captar la energía que transmite el público resulta mucho más difícil. Así que deberemos realizar un trabajo de automotivación personal para no caer en la monotonía y el desánimo y que nuestro público pueda percibir nuestro entusiasmo.

3.- Tienes los movimientos restringidos

En general, en las presentaciones online el ponente puede ser visto a través de una webcam o similar. En esos casos, tu, como ponente, no puedes salirte del campo visual de la cámara. No puedes ni levantarte ni hacer según qué movimientos con los brazos, ni desplazarte por la sala donde estés salvo que cuentes con una cámara y una persona que la maneje.

4.- El primer plano magnifica los detalles

Presentar a través de una webcam normalmente implica mostrar al público un primer plano nuestro. Eso significa que todo cuanto hagas ante la cámara tendrá mucho más impacto que cuando lo hacen en directo desde el escenario.

Por ejemplo, desviar la mirada de la pantalla se nota mucho más con la webcam que en directo. Puede permitirte mirar a los hombros de alguien del público y ese alguien y algunos más situados detrás suyo van a percibir que les miras a ellos. Esto se conoce como la V mágica. En cambio, si dejas de mirar a la cámara del PC para consultar la propia pantalla del ordenador, se va a notar que has desviado tu vista y ya no les miras a ellos.

También cualquier pequeño gesto se nota mucho más que cuando lo hace sobre el escenario.

5.- Necesitas poner menos énfasis en todo

Cuando estás sobre el escenario debes proyectar tu voz para que llegue hasta la última fila del auditorio. También necesitas exagerar tus gestos para que sean percibidos por los espectadores que están más lejos. Sin embargo, en las presentaciones online, no necesitas subir el tono de tu voz porque sólo tienes que llegar al micro de la cámara. Y cualquier exageración puede resultar molesta o fingida.

6.- El fondo puede generar ruido

La mayoría de escenarios ya está diseñados para que el fondo no distraiga al público. Cuando estás presentando, tu tomas el protagonismo absoluto (salvo que utilices según qué diapositivas). En cambio, he visto muchas presentaciones online en las que el ponente habla desde la mesa de su despacho, mostrando de fondo la librería, otros compañeros, etc…

Cuando tengas que hacer presentaciones online asegúrate de buscar un fondo sin elementos que distraigan. Yo acostumbro a elegir una pared blanca. Utilizo la tabla de planchar como mesa en la cual situar el ordenador y la regulo a la altura necesaria para que se me vea correctamente sentado en una silla situada contra la pared.

7.- Sólo te ven a ti, no lo que te rodea

Salvo el fondo, todo lo demás que tienes fuera del alcance de la cámara, pasa desapercibido por los espectadores. Esto significa que puedes rodearte de otros dispositivos que te faciliten tu trabajo. Por ejemplo, si dispones de otro ordenador o de una tablet, podrás controlar lo que ocurre en las redes sociales mientras realizas la presentación. O podrás tener a mano material de consulta por si en algún momento fuese necesario.

8.- Las diapositivas compiten con tu imagen

Aunque hay algunas soluciones que permiten mostrar simultáneamente tu imagen y tus diapositivas, lo normal es que tus oyentes sólo puedan ver una de las dos cosas a la vez. Por lo tanto, cuando muestres tus diapositivas, sólo podrás acompañarlas con tu voz.

Esto significa que el diseño que utilices debe dirigir la mirada de tu audiencia por sí sólo para facilitar que tu público no se pierda. En este sentido, las animaciones pueden ser más útiles que nunca.

9.- La tecnología es crítica

Cuando estando en un escenario te falla la tecnología aun tienes la posibilidad de seguir adelante y adaptarte a las nuevas circunstancias. No es fácil, hay que reconocerlo, pero eso no significa que no se pueda lograr. En cambio, en las presentaciones online, si falla la tecnología no hay forma de poder seguir con la presentación. Es por este motivo que debes comprobar que todo funciona correctamente antes de empezar. Mejor unos días antes para tener tiempo para actuar en caso de detectar una anomalía. Incluso puede ser recomendable tener un plan B preparado.

10.- Los oyentes ya están conectados

Obtener feedback por parte de la audiencia es la mejor manera de seguir evolucionando como presentador. El problema es que si no habilitas algún sistema para poder evaluarte de forma anónima, es muy difícil que los oyentes te sean sinceros al darte su opinión. Especialmente si son subordinados tuyos.

Existen sistemas de poder crear cuestionarios online para conseguir ese feedback o incluso para responder preguntas durante la presentación. Pero es difícil que la audiencia se conecte luego a internet para responder tales cuestionarios.

La ventaja de las presentaciones online es que los oyentes ya están conectados, de forma que pedir feedback con formularios online just in time es mucho más efectivo.

¿Se te ocurre alguna característica más que debamos tener en cuenta? ¿Has tenido problemas alguna vez por no tener en cuenta alguna de esas características durante tus presentaciones online? Gracias por dejar tu comentario.

¿Quieres recibir los próximos artículos de Presentable.es en tu correo electrónico? Suscríbete aquí.

Entradas Relacionadas:

APRENDE GRATIS
a presentar con éxito

¡INSCRÍBETE AL CURSO ONLINE!

Para más información sobre el curso haz click aquí.

 

Al inscribirte al curso recibirás también la Newsletter de Presentable

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *